loader

Tel :    914 503 268

por el 8 julio, 2015
Publicado en Blog

Desde hace demasiado los dentistas arrastran el prejuicio de ser considerados unos “sacamuelas”; brutos y desconsiderados con el paciente, que sólo puede esperar salir de la consulta completamente dolorido. La odontología, del mismo modo que todas las ramas de la medicina, ha recorrido mucho camino; y hoy en día la enorme mayoría de los tratamientos complejos son administrados junto con técnicas de sedación convirtiéndose en un tratamiento dental indoloro.

 

El problema comienza cuando somos pequeños, cuando se gesta un rechazo irracional hacia el dentista; éste miedo persigue a muchos en la adultez, y no son pocos los que acaban por rechazar tratamientos o posponer visitas necesarias simplemente por miedo al dolor que se imaginan tendrán que padecer. En paralelo a una labor educativa que consiga eliminar el miedo al dentista, desde la Clínica Dental Higueras queremos hacer hincapié en la gran variedad de técnicas que consiguen que, hoy en día, tu dentista te pueda ofrecer tratamientos totalmente indoloros.

Algunos tratamientos como la endodoncia, la biopsia, o la extracción de las muelas del juicio pueden ser muy desagradables para el paciente; para ello se han desarrollado formas de bloquear los nervios durante la intervención mediante inyecciones de anestesia local. Así se consigue interrumpir la cadena de transmisión entre tu boca y tu cerebro, y simplemente dejarás de sentir el dolor. Tu dentista puede proceder con un paciente totalmente relajado, lo que invariablemente mejora el resultado del proceso.

Si bien la idea de una inyección en la boca puede parecer desagradable, debes saber que la aplicación de ésta siempre va precedida de un gel adormecedor  que reduce la sensibilidad en la zona a inyectar.

Algunos tratamientos odontológicos, como la colocación de múltiples implantes dentales, requieren más tiempo, son más complicados y necesitan de formas de anestesia más avanzadas. En éste caso suele recurrirse a la sedación, mediante la cual el paciente queda en un estado de ensoñación consciente. Con éste totalmente relajado e insensible al dolor, el especialista puede proceder con seguridad; para cuando haya acabado estarás recuperando la normalidad, la operación será un nublado recuerdo.

Si eres de aquellos que sufren aversión a la idea de tener que ir al dentista para sacarse un diente o para someterte a cirugía no te preocupes, no estás solo. Desde la profesión somos plenamente conscientes de la realidad de éste miedo, que hace que muchos acaben descuidando su salud bucodental, agravando problemas con soluciones sencillas y condenándose a soluciones más caras y molestas.

Por fortuna, hoy en día podemos ofrecerte todos los tratamientos que tu boca necesita para estar sana, fuerte y bonita de forma prácticamente indolora. Si bien aún existirá alguna molestia, los días de los “sacamuelas” ya han quedado atrás. Incluso la endodoncia, tradicionalmente uno de los tratamientos más incómodos es hoy en día accesible para los miedosos.

En la Clínica Dental Higueras, Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid; llevamos mucho tiempo ayudando a nuestros pacientes más reacios a vencer sus miedos y a solucionar los problemas de sus bocas. Queremos ser tu dentista, alguien con quien puedas confiar y que te lleve de la mano hasta la plenitud de una boca sana.


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *