loader

Tel :    914 503 268

ortodoncia infantil
por el 11 abril, 2016
Publicado en Blog

 

Los dientes y mandíbulas alineadas no sólo sirven para posibilitar una sonrisa bonita, también mejoran la capacidad de mordida y tu capacidad de habla, ¡Incluso pueden ayudar a eliminar problemas de ronquidos en el futuro! ¿Por qué necesita tu hijo una ortodoncia? Si el dentista ha detectado algún problema de dientes o mandíbulas, una ortodoncia infantil puede ser la mejor hoja de ruta. A veces no existe un problema médico, pero una ortodoncia puede convertir los dientes apiñados y torcidos en una sonrisa perfecta.

Son muchos los motivos por los que tu hijo puede necesitar una ortodoncia, abarcan desde los dientes torcidos a maxilares deformados o a las consecuencias indeseadas de hábitos problemáticos como chuparse el dedo pasada cierta edad. La mayoría de problemas del desarrollo son genéticos.

¿Cuándo debería ir mi hijo al ortodoncista por primera vez? No existe una edad fija, aunque los dentistas recomiendan que sea antes de los siete años para poder realizar un diagnóstico precoz. Ir al ortodoncista no quiere decir que tu hijo vaya a necesitar ortodoncia obligatoriamente, pero su mirada exporta podrá detectar problemas antes de que se vuelvan graves y determinar el mejor momento para empezar el tratamiento de ortodoncia infantil.

Cuando lleves a tu hijo al dentista por primera vez, es mejor que le expliques lo que va a pasar para evitar sorpresas indeseadas. El ortodoncista se parece al dentista, y normalmente someterán a tu hijo a rayos-x para poder diseñar el tratamiento. En ocasiones también se tomará un molde de su boca para ayudar al diagnóstico. El Ortodoncista y sus ayudante necesitarán examinar la boca de tu hijo, y pedirle que haga ciertos movimientos para comprobar el estado de su mandíbula.

Hecho el diagnóstico, se algún problema aparece será necesario el uso de algún aparato de ortodoncia. Éstos se presentan de diversas formas, pero involucran rutinas parecidas. Mientras tu hijo lleve aparato, deberéis ser extremadamente cuidadosos para evitar la aparición de caries, ya que éste dificulta la higiene. Además, será necesario seguir un calendario de visitas periódicas al ortodoncista para realizar los pequeños ajustes que se necesitan para que el tratamiento funcione.

Es importante involucrar a tu hijo en el tratamiento, y enseñarle a estar alerta para poder detectar si algo va mal. Hazle entender que es normal sentir dolor de vez en cuando, pero que éste se puede aliviar fácilmente con medicación. Tu hijo tendrá que estar atento si su aparato sufre algún daño, y deberá saber utilizar la cera que sirve para cubrir los bordes afilados.

En la Clínica Dental Higueras, Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid, hemos realizado muchas ortodoncias a pacientes de muchas edades, y con grandes resultados. Somos especialistas en ortodoncia infantil. ¡Anímate! No hay mejor edad que la infancia para corregir problemas que, de otro modo, se arrastrarán toda la vida.


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *