loader

Tel :    914 503 268

por el 14 junio, 2017
Publicado en Blog

  • ¿Quién dijo miedo a la sedación?

Si estás pensando en ponerte un implante no temas, tu implantólogo cuenta con técnicas adecuadas con las que garantizarte un tratamiento cómodo e indoloro. Hoy, desde el Blog de la Clínica Dental Higueras (Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid); os hablamos del miedo en el dentista y la sedación.

Por desgracia, son muchos los que sufren miedo ante la perspectiva de una visita al dentista, y más los que sienten auténtico pavor al imaginarse sometidos a cirugía. La tan extendida aversión al dentista, que nos ocurre de niños y en ocasiones se extiende a la adultez, tiene un efecto profundamente negativo al llevar a muchos a alargar el tiempo entre revisiones y a rechazar tratamientos muy necesarios.

Cerrando el círculo vicioso, ésta negligencia suele desembocar en problemas agravados que implican dolor y tratamientos largos y complejos. Los especialistas son conscientes de éste prejuicio tan extendido, y hace grandes esfuerzos pedagógicos por inculcar tanto en pequeños como mayores la familiaridad con el dentista. Es cierto, sin embargo, que algunos tratamientos, especialmente los que implican la cirugía, son intervenciones importantes en una zona muy sensible, con potencial para producir un gran dolor.

La odontología ha avanzado mucho desde los tiempos de los sacamuelas, y hoy en día toda intervención importante, como los implantes dentales, van acompañadas de técnicas que permiten suprimir totalmente el dolor.

Procedimientos invasivos como la extracción de dientes siempre son precedidos por la aplicación de geles que reducen la sensibilidad de la zona, lo que elimina la incomodidad causada por una inyección de anestesia local que bloquea totalmente los mecanismos de transmisión del dolor entre boca y cerebro. No se siente absolutamente nada.

Para la realización de implantes dentales, los implantólogos prefieren la sedación del paciente. Éste es un procedimiento totalmente seguro y administrado por un profesional. Al contrario que la anestesia que podrían ponerte en un hospital (que donde una máquina debe respirar por el paciente, totalmente dormido), la sedación te mantiene en un estado de total relajación en el que se disipan los temores y ansiedades previos al procedimiento.

La sedación no sólo es buena para el implantólogo, que puede así trabajar con comodidad; sino que permite a los pacientes con fobia a la cirugía dental sobreponerse a sus miedos y someterse a tratamientos necesarios y que prevendrán daños mayores en el futuro. Ya no hay excusas, pues el trauma de una intervención se convierte mediante la sedación en un momento de ensoñación. Por supuesto, existen precauciones que tomar después de ser sedado, como no conducir, no fumar ni beber alcohol, no firmar documentos legales, y, en general, descansar.

Anímate, si eres de los que tienen miedo y no quieres no oír hablar de un implante, no dejes que ello se interponga entre una sonrisa bonita y tú. Hoy en día todos estos tratamientos son virtualmente indoloros, tu miedo radica sólo en un prejuicio. Además, el estado de total relajación permite a tu dentista realizar varios procedimientos en la misma intervención, ahorrándote tiempo y visitas al especialista. Recuerda siempre que una intervención a tiempo te salvará de problemas mayores; si aun así quieres evitar la cirugía, recuerda que el mejor tratamiento es la higiene y la prevención

La Clínica Dental Higueras (Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid); ofrece a sus pacientes todos los medios que necesitan para garantizar su bienestar durante la visita al dentista.

 

 


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *