loader

Tel :    914 503 268

muela del juicio
por el 2 junio, 2015
Publicado en Blog

¿Realmente tengo que quitarme las muelas del juicio? Es una pregunta que aquí, en la Clínica Dental Higueras, oímos demasiado a menudo. Quizás todo empezara como un dolor o un pequeño sangrado, o simplemente el problema se descubrió durante una revisión y una dosis de rayos X. Tu dentista de confianza sugiere que te las quites antes de que causen algún problema, y comienzan las dudas.

 

Las muelas del juicio son los dientes más tardíos, nos salen entre los 17 y 25 años, y pueden causar algunos problemas. Normalmente se trata de cuatro, aunque algunas personas éste número varía. Estos dientes se añaden a las muelas que ya tenemos en la boca, ocupando su lugar en la parte más posterior de la dentadura.

Éstos son dientes son un resto de la evolución, testigos de una época en la que nuestras mandíbulas eran más prominentes, un rasgo que quedó obsoleto a medida que nuestra dieta cambiaba. La mandíbula se redujo, pero los dientes extra se quedaron. Y cuando salen, normalmente no queda espacio para ellos.

Cuando esto ocurre, las muelas del juicio pueden ser el origen de muchos problemas. Y todo comienza cuando la muela impacta contra tu dentadura; incapaz de brotar de forma normal, el nuevo diente queda bloqueado por los otros dientes y se enquista en su posición. Esto puede ocurrir sin que lo notes, y por ello los rayos X son tan útiles a la hora de producir un diagnóstico precoz.

En la Clínica Dental Higueras sabemos que la cirugía oral no es una perspectiva agradable para mucho de nuestros pacientes, pero si tu dentista lo sugiere, considera las consecuencias negativas que podría tener no hacerlo.

Una muela que no sea retirada puede quedar enterrada en tus encías, donde acumula suciedad sin que puedas alcanzarla con el cepillado. A veces una muela del juicio impactada produce un pequeño bolsillo en tus encías, que también acumula restos de comida y bacterias.

Todo esto aumenta enormemente el riesgo de desarrollar caries y periodontitis. Además su posición en la boca, sobre todo en los casos en los que no afloran del todo, dificulta los tratamientos que te podrían ayudar.

Aparte de esto, las muelas del juicio dañan los dientes cercanos. A medida que salen y al faltarles espacio, empujan a los dientes de tu dentadura. Esto puede afectar al alineamiento de los dientes y produce estrés en los dientes, que empieza dañando el esmalte y puede llegar a romperlos. Una muela del juicio impactada es suficiente para arruinar los costosos resultados de muchos años de ortodoncia.

Tu mandíbula también puede resentirse, el espacio hueco que se produce alrededor de una muela atascada puede acabar llenándose de líquido o infectarse. Si se forma un quiste, tu mandíbula se debilita y los dientes pueden soporte. Además el tratamiento es muy costoso y difícil.

En la Clínica Dental Higueras, Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid, estamos a tu entera disposición para chequeos regulares, y, llegado el caso, ahorrarte todos estos problemas mediante una breve e indolora intervención.

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *