loader

Tel :    914 503 268

por el 6 septiembre, 2017
Publicado en Blog

Injerto óseo para la colocación de implantes dentales

 

Si ha pasado un tiempo demasiado largo entre la pérdida de un diente y el decidirte a la colocación de un implante dental, es muy posible que tu implantólogo de confianza te hable de ésta técnica: el injerto óseo. Mediante la misma se repara el maxilar y se lo prepara para la recepción de un implante que, de otro modo, sería incapaz de asimilar. Hoy, desde el Blog de la Clínica Dental Higueras (tu dentista en Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid); os hablamos del injerto óseo y los implantes dentales.

 

Los casos clínicos de implantes dentales nos enseñan la gran variedad de problemas que pueden interferir con la implantología. Quizás se deba a una particularidad de tu propio cuerpo o a una lesión, pero lo más probable es que lo que te impide reparar tu sonrisa sea la reabsorción del maxilar.

Ya hablamos con anterioridad de éste problema, pero siempre conviene recordar que tras la pérdida de un diente se abre un espacio de maniobra que debes aprovechar para buscar una solución; una dentadura que ha perdido un diente comienza a degenerar desde el primer momento, y el daño puede llegar a ser irreparable.

El tejido óseo del maxilar comienza a reabsorberse, y llegado a un punto carece de la densidad necesaria para poder recibir un implante con garantías. Éste fallo se detecta mediante la aplicación de rayos-x que precede a cualquier implante.

Se te sugerirán varias opciones: o escoges prótesis no implantadas, que no podrán revertir el proceso de reabsorción; o te sometes a un injerto óseo antes como preparación para una futura colocación de implantes dentales.

El injerto óseo es un procedimiento complicado, pero ya muy extendido, y los mejores implantólogos de Madrid podrán ofrecértelo con toda garantía. Su objetivo es regenerar el hueso para poder así seguir ofreciendo implantes dentales con las máximas garantías.

Ésta técnica necesita de un hueso sano del que poder tomar una pequeña parte, que después será injertada en el maxilar. El injerto puede venir del propio paciente o de un donante; también existen alternativas sintéticas.

El mecanismo biológico que hace posible el injerto óseo es la natural capacidad de regeneración de nuestros huesos que, a diferencia de otros tejidos, siempre puede seguir creciendo. Tu implantólogo escogerá el tipo de injerto que más te convenga, dependiendo de la extensión de la zona a tratar y de tu propia fisiología. Una vez el injerto haya sido colocado en su sitio, tu maxilar comenzará a crecer de nuevo, integrando y poco a poco sustituyendo el injerto con su propio tejido óseo.

Recuerda que la realización de un injerto óseo es un procedimiento muy complejo, que requerirá de la habilidad de cirujano de un especialista implantólogo de primera. No te la juegues, si has tomado la decisión de someterte a éste procedimiento, tómate un tiempo y considera con cuidado las opciones a tu alcance. La operación puede realizarse con distintas técnicas y distintos materiales.

Como los implantes dentales a los que sirve, el injerto óseo requerirá tiempo y dinero, pero debes tener en cuenta que sus beneficios se extenderán a lo largo de tu vida, y que solucionarán graves problemas en tu boca que, de no ser tratados, terminarán por desembocar en la atrofia de la mandíbula, la pérdida de más dientes y la destrucción de tu sonrisa.

En la Clínica Dental Higueras (tu dentista en Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid); tenemos años de experiencia en la realización de implantes dentales. Nos especializamos en los casos más complicados, y sólo trabajamos si estamos seguros del éxito de nuestro tratamiento.


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *