loader

Tel :    914 503 268

bruxismo
por el 29 septiembre, 2015
Publicado en Blog

Ésta presión continuada sobre nuestros dientes puede comprender un amplio abanico de efectos negativos, oscilando éstos entre daños a la apariencia de nuestros dientes y graves consecuencias para la salud de nuestras mandíbulas, encías o dientes, que pueden llegar a ser dañados irremediablemente. Si al levantarte por la mañana sientes la mandíbula cansada o los dientes doloridos, es imperativo que visites a tu dentista de confianza, él podrá ayudarte a buscar la mejor solución.

Porque lo más que padezcas ésta condición lo más molestos y problemáticos que serán sus efectos. En primer lugar y de forma más obvia, los dientes empezarán a desgastarse al rozarse unos contra otros;  el bruxismo causa una gravísima erosión del esmalte, que en tan sólo unos pocos años puede destruir por completo ésta capa protectora. De forma simultánea aparecerán pequeñas grietas en la superficie de tus dientes, siendo las prótesis dentales especialmente vulnerables. Eventualmente la presión terminará por afectar a la mera estabilidad de tus dientes, o dañarlos hasta el punto en el que deberán ser retirados.

Las encías también sufren, y poco a poco retroceden ante la presión. Las encías retraídas exponen partes del diente que deberían estar asentadas en la encía, envejeciendo su sonrisa, dificultando la limpieza de los dientes y aumentando la posibilidad de que enfermen y se vuelvan ultrasensibles.

Quizás uno de los efectos de mayor gravedad del bruxismo sea el que acaba por tener en la propia mandíbula. El sobreesfuerzo continuado causa dolor espontáneo, pero puede llegar a lesionar permanentemente nuestra mandíbula. Si las articulaciones de la mandíbula se dañan, aparecerán síntomas como el dolor al abrir la mandíbula o un característico chasquido al hacerlo. El hecho de hablar o de comer puede volverse doloroso, y puede ocurrir un desencaje de la mandíbula que deberá ser solucionado por un especialista.

Muchos problemas que afecten a la calidad del sueño, incluido el estrés, pueden tener como síntoma la aparición del bruxismo. Además de los problemas arriba mencionados, el bruxismo añadirá probables y frecuentes dolores de cabeza o de los músculos de la cara. También se ha empezado a relacionar ésta condición con problemas de oído y con pérdida de capacidad de mordida.

Si bien todos estos síntomas pueden, y deben, ser tratados individualmente, es crucial atajar la causa de todos ellos: el propio bruxismo. En la Clínica Dental Higueras, Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid; contamos con la experiencia que necesitas para desprenderte de éste molesto problema, e impedir que siga dañando tu dentadura. Si ya ha pasado demasiado tiempo no tengas miedo, también te ofrecemos todos los tratamientos que necesitas para restaurar la salud de tu boca.

 

 


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *