loader

Tel :    914 503 268

ID-10067363
por el 8 octubre, 2015
Publicado en Blog

En primer lugar, no te asustes; el afta bucal es una de las lesiones más frecuentes, la mayoría de las personas  la  padecerá en algún momento de su vida, y es especialmente prevalente entre adolescentes. En general no tienen consecuencias más allá de su molesta presencia, y deberían remitir en unos días. En la mayoría de los casos, el afta está relacionada con la mala salud de las encías y no tiene nada que ver con el herpes, mucho más contagioso y complicado.

Muchos factores están relacionados con la aparición del afta bucal, siendo uno de los más comunes la mala regeneración de una herida en la boca. Seguro que alguna vez te has mordido el interior de la mejilla masticando, aparte del agudo dolor, es posible que un afta haya aparecido en los días posteriores y simplemente no te hayas percatado. Los deportes de contacto o un cepillado demasiado vigoroso también pueden producir pequeñas heridas en boca y labios.

Sin embargo existen otras causas. Fuertes cambios hormonales también pueden causar la aparición de un afta bucal, siendo especialmente sensibles las mujeres durante el ciclo menstrual. Algunas personas parecen ser especialmente sensibles a comidas muy picantes o ácidas, que pueden causar pequeñas heridas en su boca; de modo semejante, algunas deficiencias nutricionales, como la falta de hierro o vitamina B12, también pueden manifestarse a través de la aparición de aftas bucales.

El afta bucal se puede tratar en casa sin mayores problemas, pero si crees que tarda demasiado en desaparecer, su aspecto empeora u ocurre con mucha frecuencia, no dudes en acercarte a tu dentista de confianza. Mientras tanto, céntrate en evitar comidas picantes o calientes, y mantén tu boca limpia para que el afta cure lo antes posible. Si tienes dolor, puedes intentar atajarlo colocando hielo en la zona afectada. Aunque existen algunos remedios caseros para el dolor, como la leche de magnesia o el bicarbonato de sodio; si la molestia es persistente es mejor que sea el dentista el que te recete un medicamento adecuado.

Las  aftas bucales no se pueden prevenir más allá de alejándose de factores de riesgo (que por otra parte coinciden con indicaciones básicas de salud bucodental). Si te muerdes la mejilla o labios con demasiada frecuencia, o sientes como el interior de tu boca roza con una punta afilada de tus dientes, es posible que necesites una reparación o un implante. En la Clínica Dental Higueras, Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid; estamos a tu disposición para revisar la salud de tu boca, y ofrecerte los mejores tratamientos que te ayudarán a desterrar de una vez por toda éste molesto problema.

 

 


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *