loader

Tel :    914 503 268

dolorde dientes
por el 27 mayo, 2015
Publicado en Blog

En la Clínica Dental Higueras tratamos constantemente con pacientes que padecen dolor de dientes. Éste adquiere formas diversas y puede deberse a muchas causas distintas, pero siempre son muy persistentes y provocan una grave incomodidad. Consideraremos aquí algunas de las causas más frecuentes que provocan éste dolor, esperando que te ayude a evitarlo.

 

Los dientes, como cualquier parte de tu cuerpo, pueden lesionarse. A pesar de su dureza, un diente puede quebrarse debido a un accidente o golpe. Éste tipo de lesiones son frecuentes en aquellos que practican deportes de contacto, pero pueden ocurrir simplemente al intentar masticar algo demasiado duro. Un diente agrietado es muy doloroso y queda prácticamente inutilizado; además, en la profundidad de la grieta pueden acumularse restos de comida y bacterias nocivas, agravando la condición de tu pieza.

La placa dental, las caries y la acidez de la boca también dañan los dientes a su manera. Los dientes pierden el esmalte que los protege, y se vuelven más sensibles hasta el punto en que lo que empezó como una pequeña molestia aparece como un auténtico dolor. Además, el daño al esmalte permite a las bacterias acceder a la pulpa dental que contiene el diente. Éste tejido blando es el que mantiene vivo al diente, y su infección, además de causar dolor,  puede llevar a su pérdida si no se realiza un empaste.

En el Blog de la Clínica Dental Higueras ya hablamos de la importancia de mantener tus encías sanas. Y es que en caso contrario las encías pueden empezar a retirarse, a mostrar partes del diente que antes quedaban ocultas bajo las mismas. El diente así expuesto aumenta las posibilidades de infectarse y se vuelve más sensible.

Al igual que el estrés causado por un impacto súbito puede dañar tus dientes, también un pequeño esfuerzo cotidiano pero constante puede terminar por romper una pieza dental. Muchos de nuestros pacientes sufren de Bruxismo, una condición que les hace apretar fuertemente la boca mientras duermen, haciendo rechinar los dientes. Además de provocar dolor mandibular, poco a poco erosiona unos dientes contra otros, debilitándolos y pudiendo llegar a dañarlos.

Lo mismo ocurre con una dentadura mal alineada. Dientes apiñados o un mal encaje entre mandíbulas superior e inferior dificultan la masticación, y nos obligan a realizar movimientos extraños de mandíbula. A largo plazo, éste daño añadido puede acabar dañando la estructura de los dientes, aumentando la posibilidad de que aparezca el dolor.

Las muelas del juicio, que aparecen de forma súbita al final de la adolescencia, son también una fuente de estrés para tu boca. Aunque en algunas personas salen con normalidad, y la molestia que provocan es menor; es posible que no estén bien alineadas o falte espacio suficiente para que ocupen su lugar. Los dientes adyacentes (y en último término toda la dentadura) se resienten enormemente, y pueden acabar quebrándolos.

Como puedes ver, el dolor en los dientes puede deberse a muchas causas, algunas fácilmente prevenibles y otras fruto del azar. Sin embargo éste síntoma es característicamente insidioso, y afecta gravemente a tu calidad de vida. En la Clínica Dental Higueras, en Bravo Murillo, 153, Cuatro Caminos, Madrid, estaremos encantados de ofrecerte la enorme variedad de tratamientos diseñados para solucionar tu dolor.

 

 

Etiquetas: , , , ,

Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *