loader

Tel :    914 503 268

dolor de muelas
por el 21 enero, 2016
Publicado en Blog

 

Que la comida sea algo molesto siempre es algo indeseable, que afecta muy negativamente a nuestra calidad de vida. Entre las muchas causas relacionadas con la salud de nuestra boca que pueden convertir éste placer en un suplicio, haberse sometido a una extracción es una de las más comunes.  Tras la anestesia, el dolor y el sangrado, se recomiendan unas horas de espera tras las cuales podrás, poco a poco, volver a tu dieta normal.

Como tu propio sentido común te indicará, lo más importante es evitar comidas duras o crujientes, que involucren mucha masticación. Debes evitar ejercer presión sobre los dientes a toda costa. A éste respecto las cremas y purés de verduras serán muy probablemente tu mejor elección, su textura suave te resultará fácil de ingerir y puede que incluso ligeramente reconfortante. Para extremar su idoneidad, asegúrate de pasarlos varias veces hasta que queden 100% libre de grumos; tampoco los sirvas demasiado calientes.

Yogures, helados y batidos también son opciones muy recurridas. Siempre será mejor que escojas opciones bajas en azúcar, aunque si hay un momento para darse un capricho éste es sin duda un postoperatorio. Por supuesto, el barquillo no entra en la categoría “helado” y si escoges el batido no utilices pajita, porque la fuerza de la succión es suficiente para reabrir una herida reciente. Es muy importante que procures que la herida sane rápida y totalmente.

Las sopas están bien, pero debes alejarte de algunas de ellas. Evita aquellas con trozos demasiado grandes de carne, pescado o verdura; no es necesario que te limites a sopas totalmente líquidas, la sopa de fideos contiene una pasta muy suave que no te costará tragar. Algunos dentistas no recomiendan la sopa por estar caliente, pero podrás evitar la molestia simplemente esperando a que esté bien templada antes de tomarla. El picante se vuelve muy desagradable cuando tienes una herida en la boca, así que evítalo también.

Como norma general, mantente dentro del rango de las comidas blandas. Los huevos revueltos o cocidos, por ejemplo, te ayudarán a sustituir la carne que no puedes masticar. La fruta puede parecer un problema, pero necesitar fibra y una forma fácil de conseguirla es convertirla en zumo o batidos. Como puedes ver, mucho queda en tus manos para recuperar una vida normal después de una extracción, para lo que no depende de ti, busca a los mejores especialistas en la Clínica Dental Higueras, Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid.

 

 


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *