loader

Tel :    914 503 268

por el 6 julio, 2017
Publicado en Blog

Un diente perdido, muchos problemas.

Aunque para muchos pacientes el principal inconveniente de haber perdido una pieza dental sea meramente estético, una dentadura incompleta puede acarrear graves problemas a largo plazo. Ahórratelos con un implante dental. Hoy, desde el Blog de la Clínica Dental Higueras (Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid); os hablamos de los problemas que origina una pérdida dental.

Para empezar, y por desgracia, el impacto estético que provoca un diente perdido no se reduce a una sonrisa incompleta. La pérdida en la capacidad de mordida limita enormemente la dieta, y convierte la ingesta de ciertos alimentos en algo problemático y desagradable. La voz y la forma de tus labios, algunos de los rasgos más personales, también pueden cambiar; especialmente si debido al espacio libre los restantes dientes cambian su posición.

Sin embargo, todos estos efectos son meramente superficiales cuando entra en consideración la inevitable atrofia del maxilar. Y es que tan pronto como se pierde un diente, el hueso que lo soporta empieza a degenerar. Esto se debe a que la raíz del diente perdido, ahora inútil, es reabsorbida por el cuerpo; y a que son precisamente las raíces de los dientes los que estimulan el tejido óseo del maxilar para que siga reparándose.

El hueso se encoje, comienza a retraerse. Éste proceso no sólo compromete la estabilidad de los demás dientes, sino que de no tratarse suficientemente rápido puede llegar a ser irreversible y tener consecuencias muy vivibles. La forma de la mandíbula, y por ende de la cara, se puede ver alterada de forma importante. El rostro se envejece enormemente, la piel aparece más caída y se pierde simetría. Al hundirse el perfil de la boca, nariz y barbilla se vuelven demasiado prominentes. Las mejillas se hunden y los labios se encierran en la boca.

Estos efectos son altamente indeseables, pero tardan un tiempo en producirse. Si has perdido un diente y quieres atajar el problema cuando antes no temas, la solución perfecta está a tu alcance.

Hasta ahora, las técnicas de sustitución de dientes perdidos sólo eran capaces de restaurar la superficie de mordida sobre las encías. Las coronas y los puentes funcionan para paliar algunos de los efectos antes descritos, pero no sustituyen la raíz del diente, y por tanto no pueden evitar la reabsorción del maxilar.

Gracias a los implantes dentales, una solución cada vez más popular debido a sus buenos resultados, tu implantólogo puede ofrecerte una solución rápida e integral a la pérdida de un diente. El implante, por supuesto, es estructuralmente idéntico a un diente natural, y cuenta con su propia raíz de titanio. Ésta es aceptada e integrada por el maxilar, que vuelve a encontrar u estímulo que le haga conservarse.

Los implantes dentales no sólo reparan el daño estético, sino que revierten el proceso de pérdida de hueso que puede acabar en la atrofia de la mandíbula y en la pérdida de más dientes. Debes saber que tu implantólogo de elección tiene cierto margen de actuación para “revivir” el tejido del maxilar, aunque haya pasado un tiempo sin un diente que lo estimule. Sin embargo, ésta oportunidad es limitada, y el maxilar puede retraerse demasiado para aceptar un implante.

Las coronas y los puentes pueden servir como una solución temporal, pero no solucionan el problema de raíz. Considera lo que quieres para ti y para tu boca, piensa en las consecuencias de dejar un espacio vacío en tu dentadura, y consulta con tu especialista.

Un implante a tiempo puede ahorrarte muchos problemas. En la Clínica Dental Higueras (Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid); hemos ayudado a miles de pacientes a superar la pérdida de un diente con implantes dentales. ¡Anímate y preséntanos tu caso!

 


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *