loader

Tel :    914 503 268

cepillado
por el 19 diciembre, 2015
Publicado en Blog

 

El objetivo del cepillado dental es retirar placa, manchas y restos de tu última comida. Para hacer esto, no es necesario que lijes tus dientes con un cepillado demasiado vigoroso. Cepillarse con demasiada fuerza daña poco a poco el esmalte de tus dientes, volviendo éstos más sensibles y propensos a la enfermedad; y puede causar la recesión de las encías, que se retiran hasta llegar a exponer la vulnerable raíz de los dientes. La recesión de las encías también está relacionada con la aparición de la periodontitis.

La placa y la enorme mayoría de los restos de comida son materiales blandos, y un suave masaje es suficiente  para retirarlos. El sarro, la placa dejada y consecuentemente endurecida es demasiado resistente y sólo puede retirarse con una herramienta especializada. No merece la pena que te dañes los dientes intentando algo que no puede conseguir, acude al dentista para una limpieza en profundidad.

¿Cómo saber si te cepillas con demasiada fuerza? Un buen truco es mirar la forma de las cerdas del cepillo. Cuando apoyes éste contra tus dientes, las cerdas no deben doblarse ni aplastarse, bastará con que hagan un contacto superficial. La técnica también es importante, en vez de hacer una moción lineal de atrás-adelante, prueba con toques cortos con el cepillo en ángulo. También es importante que limites el tiempo que dedicas a cada zona.

Aunque parezca contraintuitivo, hay que evitar cepillarse demasiado frecuentemente o inmediatamente después de las comidas. En primer lugar, hay que limitar el cepillado a unas tres veces al día, no hacerlo tras cada comida; después de éstas, es conveniente esperar una media hora para hacerlo y enjuagarse con agua. Esto es especialmente recomendable después de comidas ácidas, que dejan a tus dientes temporalmente más sensibles al daño potencial que les puede causar un mal cepillado.

Es posible que estés utilizando un cepillo de dientes equivocado, elige uno que se ajuste al tamaño de tu boca y, en general, que sea de cerdas blandas. Los cepillos medios y fuertes deben usarse sólo si así te lo indica el dentista. La elección del dentífrico también es importante, aunque no tanto como el cepillado; siempre son preferibles las que contengan flúor, y si tienes problemas de esmalte mantente alejado de las pastas blanqueadoras.

En la Clínica Dental Higueras, Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid; te ofrecemos nuestra experiencia para supervisar tus hábitos de cepillados y ayudarte a corregirlos y a escoger las herramientas más apropiadas para la limpieza de tus dientes.

 


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *