loader

Tel :    914 503 268

sensibilidad dental
por el 10 enero, 2016
Publicado en Blog

Los tomates y los cítricos son muy buenos para tu salud general, pero no tanto para tus dientes, pueden causar sensibilidad dental. Estos alimentos, y los zumos y refrescos en los que aparecen tienen un alto contenido en ácidos que pueden provocar la erosión del esmalte que protege nuestros dientes. Por supuesto, esto no quiere decir que tengas que dejar de tomar estos alimentos, pues hay formas fáciles de contrarrestar el efecto de los ácidos. Aunque parezca demasiado fácil, comer un poco de queso después de un alimento ácido o simplemente enjuagarte los dientes con agua te servirá para mantener tu esmalte a salvo y tus dientes resistentes.

Como te hayas cuidado los dientes a lo largo de tu vida también tendrá un impacto en la actual sensibilidad de tus dientes. Cepillarte nada más terminar de comer puede parecer una buena idea, pero el hecho es que después de comidas ácidas es más recomendable esperar una media hora o enjuagarte con agua unos minutos antes del cepillado; de otro modo el cepillado puede dañar el esmalte debilitado o simplemente extender los ácidos por los huecos de tu dentadura. Este consejo es especialmente cierto si además tu cepillado no es correcto.

Algunos productos de higiene dental, como las pastas blanqueadoras o algunos enjuagues bucales también pueden tener un efecto negativo en tu esmalte dental, y por lo tanto en la sensibilidad de tus dientes. Algunos dentífricos contienen sustancias granuladas que sirven para retirar manchas de la superficie de tus dientes, pero su uso continuado acabará por dañar tus dientes. Los tratamientos blanqueadores que administran los dentistas también pueden afectar a la sensibilidad de tus dientes de forma temporal. Si tienes dudas acercas de alguno de éstos productos o tratamientos, no dudes en consultar con tu dentista.

La recesión de las encías, ya sea debida a la periodontitis o a un cepillado demasiado vigoroso, termina por exponer la vulnerable raíz de tus dientes, que es más sensible al contacto y a los cambios de temperatura bruscos.  De forma parecida, el bruxismo puede acabar por destruir totalmente el esmalte de tus dientes si rechinas los dientes durante demasiado tiempo. Ambos estos son problemas graves con soluciones complejas que deben ser administradas por un especialista.

En la Clínica Dental Higueras, Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid; estamos enteramente a tu disposición para ayudarte a localizar y solucionar aquellos hábitos que afectan negativamente a la sensibilidad de tus dientes.

 


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *