loader

Tel :    914 503 268

coronas dentales
por el 27 junio, 2017
Publicado en Blog

 

Si has perdido uno o varios dientes es muy probable que hayas optado por sustituir la pieza perdida por un implante dental. Éstos, como tendrás ocasión de comprobar, son increíblemente duraderos, y quedarán durante años firmemente unidos a tu maxilar. Sin embargo, las coronas dentales, la parte visible de tu sobredentadura sobre implantes, puente sobre implantes o implante único puede dañarse con el tiempo. Hoy, desde el Blog de la Clínica Dental Higueras (Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid); os contamos porque cambiar vuestra vieja corona.

 

Las coronas dentales son piezas protésicas que se emplean para sustituir un diente perdido o reparar el daño sufrido por los mismos. Antiguamente se colocaban sobre los dientes naturales, que debían ser limados para garantizar el mejor encaje. Hoy en día, gracias a la habilidad de los implantólogos, las mismas coronas pueden ser fijadas a la parte superior de implantes dentales, lo que aumenta enormemente su esperanza de vida y permite evitar tener que dañar otros dientes para sostenerla.

Las coronas dentales, que se esculpen a mano para garantizar un aspecto natural inmejorable, pueden realizarse a partir de diversos materiales. Éstos tienen propiedades distintas, y son más o menos indicados dependiendo del tipo de pieza que se vaya a sustituir o del propio paciente. Algunos dientes están expuestos a más tensión que otros, la posición en la boca y el tipo de material que tu implantólogo de confianza haya escogido para la fabricación de las coronas dentales determinarán la esperanza de vida de la misma. Y es que las coronas, como los dientes normales, pueden desgastarse y romperse.

Algunas coronas dentales se realizan en oro, y provocan un particular brillo dorado en la sonrisa de los que los portan. Diversas aleaciones de metal se pueden utilizar para coronas dentales, que resultan así muy duraderas. Éste tipo de coronas suele emplearse en implantes dentales en los dientes posteriores, que son los que más desgaste soportan durante la masticación. Su principal pega es que son muy llamativos y no parecen un diente natural.

Para solucionar esto, tu implantólogo de confianza te ofrecerá muy probablemente una corona dental de porcelana. La corona puede ser de porcelana 100% o con núcleo metálico. Éstas últimas, de nuevo, son más duraderas, pero con un color más oscuro que puede destacar en contraste con tus dientes naturales.

Una corona dental debe ser cuidada como un diente más para poder garantizarle una vida duradera. Las medidas de higiene propias de un implante son extensivas a la corona que los culmina. Intenta en la medida de lo posible tratar tu corona con delicadeza, sin cargar sobre ella todo el esfuerzo de morder algo particularmente duro.

Una corona dental puede llegar a durar 20 años si se cuida correctamente, pero es posible que se rompa debido a un golpe o cualquier incidente. Las coronas dentales de porcelana pueden quebrarse o perder un pequeño pedazo, algo que cualquier implantólogo de calidad podrá reparar sin mayores problemas. El cemento que une implante y corona también puede perder solidez a lo largo de años, obligando a tu especialista a unir ambas partes de nuevo.

Hay muchos motivos que te pueden llevar a buscar ésta rehabilitación de tus implantes dentales. Mantente atento a cualquier cambio o anomalía en tu prótesis, y acude a tu implantólogo de confianza ante la menor duda.

En la Clínica Dental Higueras (Bravo Murillo 153, Cuatro Caminos, Madrid); contamos con especialistas experimentados y con miles de éxitos a nuestras espaldas. Ponte en nuestras manos y disfruta de todas las garantías.


Comparte:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *